domingo, 2 de octubre de 2016

Proceso de aprendizaje


Partiendo del sueño “Me gustaría que mi centro… hiciera de la diversidad un valor enriquecedor”, es necesario reconocer la diversidad del alumnado como un elemento de riqueza cultural. Somos iguales en nuestra diferencia, pero en la diferencia no podemos olvidar la igualdad porque puede llevarnos a la segregación.

Una fortaleza del centro son los agrupamientos en grupos heterogéneos y las adaptaciones individuales inclusivas, frente a la segregación que excluye y genera bajas expectativas. No obstante, la todavía no implantación de algunas actuaciones de éxito (grupos interactivos, tertulias dialógicas), que mejoraría el aprendizaje de todos los alumnos, se apunta como debilidad a superar.

Las prácticas educativas inclusivas generan mediante el diálogo entre los participantes lazos de solidaridad, obteniendo mejores resultados. Aprender mediante la suma de lo que aporta todo el alumnado, compartiendo sus conocimientos y experiencias contribuyendo a un mayor enriquecimiento y, por lo tanto, un mayor aprendizaje.

Partiendo del aprendizaje dialógico se desarrollan las actuaciones de éxito que contribuyen al desarrollo de las competencias. Esta actuación lleva a la realización de proyectos conjuntos que promueven compromiso, acción y transformación.

La escasa participación de las familias es una debilidad que desgraciadamente comparten muchos centros. El tipo de participación es generalmente informativa, se basa en aportar información a las familias sobre decisiones tomadas previamente por el profesorado, o consultiva, se basa en consultar a las familias sobre las decisiones que tomará el profesorado.

La oferta formativa de los centros educativos debería incluir también a las familias. Ofrecer espacios y programas formativos en actuaciones de éxito según las necesidades de la comunidad educativa, para que se acerquen al centro y colaboren en otras actividades, mejoren su nivel cultural, creando espacios de aprendizaje comunitario.

Las familias, además de participar en la formación de familiares basada en actuaciones de éxito, pueden forman parte en el desarrollo de las actividades de aprendizaje del alumnado, tanto en el horario escolar como fuera de mismo.

La inclusión de las familias en la vida escolar y en la toma de decisiones respecto a la educación de sus hijos, sería un objetivo a conseguir con el tiempo.

Esta participación promueve la aceptación cultural y mejorar el rendimiento educativo del alumnado pertenecientes a minorías culturales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada